Education

Un insulto racial, un video viral y un ajuste de cuentas

La universidad se rehusó a comentar el caso de Groves, excepto por un comunicado que publicó en Twitter en junio, en el que los funcionarios dijeron que se tomaban muy en serio las quejas sobre la conducta racista.

Los padres de Groves, que afirmaron que su hija estaba siendo atacada por una “muchedumbre” en las redes sociales por un error que cometió de adolescente, exhortaron a los funcionarios universitarios a que evaluaran su carácter mediante charlas con sus profesores de preparatoria y sus entrenadores del equipo de porristas. En vez de eso, los funcionarios de admisión le dieron un ultimátum: anula tu inscripción o la universidad rescindirá su oferta de admisión.

“Solo queríamos que todo acabara, así que anulamos su inscripción”, dijo su madre, y agregó que toda la experiencia había “evaporado” 12 años de arduo trabajo de su hija. “Se precipitaron a juzgarla y, por desgracia, eso la afectará por el resto de su vida”.



En los meses transcurridos desde que Galligan publicó el video, él comenzó su primer año en la Universidad Vanguard de California, y Groves se registró a clases en línea en una universidad comunitaria cercana. Aunque se llevaron bien durante los primeros años de la secundaria, no han hablado sobre el video ni sus repercusiones.

En su casa, la habitación de Groves está engalanada con una colección de trofeos y medallas de torneos de porristas, así como un par de pompones rojos: recordatorios del rumbo que pudo haber tomado su vida. Su desesperanza se ha convertido en resignación. “He aprendido la rapidez con la que las redes sociales pueden tomar algo que conocen muy poco, tergiversar la verdad y posiblemente arruinar la vida de una persona”, afirmó.

Desde el movimiento de reflexión sobre la historia racial del país durante el verano, muchos adolescentes blancos, cuando publican movies de bailes en redes sociales, ya no cantan los insultos que se escuchan en las canciones de rap. En cambio, se cubren los labios con el dedo. “Pequeños detalles como ese realmente hacen una diferencia”, dijo Galligan.

Galligan piensa mucho en la raza y en las implicaciones de los insultos raciales. Dijo que muchas veces su padre period la única persona blanca en las reuniones familiares maternas, en las que “la palabra con ‘n’ es un término que a veces usan” sus parientes negros. Hace unos años, su padre la dijo en voz alta, lo que llevó a Galligan y a su hermana a llevárselo aparte discretamente y explicarle que period inaceptable, incluso cuando bromeaba.



Source



Back to top button